top of page

Manejando los Boicoteadores


¿Cuántos no hemos sentido esa vocecita a nuestro oído que nos dice que no va a salir? Claramente todos la hemos sentido, lo que va a hacer la diferencia es la mentalidad que tenemos ante el evento y cómo reaccionamos.


La vida es mágica y está llena de decisiones y grandes desafíos.


Durante nuestro desarrollo transitamos por muchas lagunas que provocan grandes estragos en la adultez, entre ellas la inseguridad, la desconfianza y los miedos. Es un proceso normal y es parte de nuestro crecimiento sentirlo y aprender a manejarlo.


Como brujos más aún debemos saber como manejar todas estas sombras de la adultez. Estas sombras son quienes se convertirán en nuestros saboteadores, los que no nos permiten realizar lo que nos emprendemos o lo que deseamos alcanzar.


Una parte importante es tener consciencia de nuestras actitudes y de todo lo que verbalizamos. Las palabras son poder y nuestros actos son reflejos de lo que hay en nuestras mentes. Nuestra forma de hablar es un tanto opuesta a lo que deseamos decir. La sintaxis es muchas veces muy confusa. Aquí entramos a lo que traigo para hoy, se convierten en boicoteadores y alimentan a las voces que alimentan nuestras inseguridades.


Cuando hablamos debemos comenzar a expresarnos en manifiesto, que sea exactamente lo que queremos decir y que quede explícito. Evita utilizar expresiones o preguntas que se contesten así mismas o que expresen una negación. No es la primera vez que entro en estos mismos detalles. “No tendrás por ahí”, ya de antemano dijiste que no lo tiene. “Antes que nada”, bueno, tiene más lógica, “antes que todo”. Por otro lado, el hacer las cosas con la predisposición de “ver si funciona” o de que no va a resultar. Al actuar debemos hacerlo seguro de nuestra ejecución y que obtendremos los resultados positivos o mejores.


Cuando tengas la duda presente, ese boicoteador que te dice que no resultará o que no vale la pena el esfuerzo, detente un momento. Respira profundo, haz una cruz y neutraliza esas ideas, cancela su efecto. Es cuestión de consciencia de lo que es correcto e incorrecto y mantenerlo fluyendo lo más correcto posible. Recuerda que si les dejas el control a estos boicoteadores se apoderarán de tu vida y no te dejarán avanzar y sin avanzar no evolucionas.


Al sentirte inseguro de tomar una decisión debes tomarte el tiempo de analizar los pros y los contras para nivelar correctamente las conveniencias de la cuestión. Pero debes estar despierto a que cuando los boicoteadores alcen la voz, tu mentalidad esté a la altura. Ve contrario a lo que te están boicoteando, siempre ve a lo favorable y lo que te dice que sí lo lograrás.


Caer está permitido, es parte del proceso, sacude bien las rodillas, levanta la cabeza y sigue adelante.  


Todo esto de lo que estoy hablando es de amarte a ti mismo. Permitirte sentirte capaz de realizar lo que te proponer y callar estas sombras boicoteadoras elevaran tu frecuencia. Te esta forma te permitirás elevar tu autoestima demostrándote de lo que eres capaz si tienes un poco de fe en ti mismo. Vas a tomar el control de lo que sientes, de manejarlo y cómo te proyectas hacia tu entorno.


Maneja tus decisiones y sus consecuencias. Parte de la madurez es tener consciencia de que todo tiene consecuencias y que es acorde a las decisiones.

Para finalizar, permítete controlar aquello que te afecta y lo que sí puedes controlar. Remueve los juicios y percepciones de otros. Eliminar las palabras:

  • Podría/pudiera

  • Las que expresar obligación

  • Las que expresas expectativas

  • Las que expresan condicionamiento

  • Estas cosas indican que no tienes el control


Todo puede cambiar, tú puedes cambiar.


No olvides seguir mi blog para que te enteres de todo lo que publico justo cuando sube a la red. Comparte aquellas publicaciones que tanto te han gustado y siéntete en libertad de compartir tu opinión en los comentarios.  

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page